Remedios para eliminar las cicatrices de forma natural

Ya sea por picaduras de insectos, intervenciones quirúrgicas, acné, quemaduras o algún accidente, las cicatrices siempre harán acto de aparición. Y es que estas tienen como propósito formar un tejido fibroso para proteger a la piel y reparar las heridas provocadas ante dichas situaciones.

Es cierto que las cicatrices ayudan a recuperación mucho más rápida, sin embargo, a la larga, cuando el proceso se ha completado y las cicatrices permanecen, más allá de generar algún problema médico, representan una amenaza estética para uniformidad a la piel con la que muchas personas lidian a lo largo de los años o incluso por el resto de su vida.

Lamentablemente, a día de hoy, remover una cicatriz de dimensiones considerables resulta casi imposible, a menos claro que haya una intervención clínica a base de rayos de por medio, y aún así es muy probable que esta nos no desaparezcan por completo. Por si esto fuese poco, las dichas intervenciones suelen ser muy caras, al igual que el uso de cremas y lociones hechas con productos químicos que podemos encontrar en todo tipo de farmacias.

No obstante, la buena noticia es que siempre podemos hacer uso de remedios naturales, los cuáles si bien no tienen el efecto inmediato de una solución médica, sí que pueden llegar a ser una solución mucho más cómoda y económica a largo plazo, por lo que son altamente recomendables para todas aquellas personas que a diario luchan con hacer desaparecer esas marcas productos de experiencias poco memorables en el pasado.

10 remedios naturales para las cicatrices

1: Aloe Vera

El aloe vera es conocido como el elixir de la naturaleza para eliminar cualquier problema de la piel, ya sea para mejorar su hidratación, así como para combatir desde raspaduras hasta grandes cicatrices.

Esto se debe a sus grandes propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes que ayudan a la reparación de la piel dañada, facilitando el crecimiento de la piel sana y aportando una mejor textura a la misma.

Para combatir las cicatrices con Aloe vera, debemos:

  1. Lavar previamente la zona dañada con agua y jabón para desinfectarla.
  2. Tomar el aloe vera, procurando extraer todo el gel posible y aplicar directamente sobre la cicatriz.
  3. Masajear la zona durante unos minutos con la ayuda de las yemas de los dedos y realizando movimientos en forma de círculos.
  4. Dejar reposar durante 30 minutos y después enjuagar.

Esta solución se puede aplicar hasta un máximo de dos veces por día, de preferencia en la mañana, pero únicamente cuando la herida ya haya cerrado por completo, ya que su uso sobre heridas abiertas puede causar infecciones en caso de no tener los cuidados máximos de higiene.

2: Aceite de Vitamina E

La vitamina E funciona como antioxidante excepcional para reparar las células de los tejidos en el cuerpo, tales como la piel. Esto le hace tan benéfico para mantenerla hidratada y con un tono más brillante, así como para la recuperación de heridas y cicatrices, ya que acelerar la reparación del tejido dañado.

Para aplicar el aceite de Vitamina E es necesario contar con cápsulas que podemos conseguir en tiendas naturistas y de suplementos. A continuación, los pasos a realizar son los siguientes:

  1. Extraer el aceite de las cápsulas de vitamina E y colocar en un recipiente limpio.
  2. Aplicar directamente el aceite sobre la piel previamente desinfectada, masajeando con las yemas de los dedos durante 15 minutos.
  3. Dejar reposar durante otros 15 o 20 minutos y lavar con agua tibia.

Este procedimiento se puede repetir hasta tres veces al día, por ejemplo en la mañana, la noche y después de tomar un baño. Tampoco se debe aplicar directamente sobre las heridas abiertas.

3: Miel

La miel contiene grandes propiedades que resultan benéficas como la piel. Una de ellas es que funciona como un poderoso hidratante natural que ayuda a prevenir la acumulación de células muertas, favoreciendo a la regeneración de un tejido más sano, por lo que es excelente para el tratamiento de las cicatrices.

El método de aplicación consiste en:

  1. Lavar la zona afectada con agua fría y jabón, procurando la desinfección de la misma.
  2. A continuación, colocar la miel suficiente como para cubrir toda la piel dañada y aplicar un vendaje sobre la misma durante varias horas.
  3. Retirar los residuos con agua tibia.

El tratamiento se debe usar una vez al día, de preferencia toda la noche para evitar que el vendaje se caiga o desestabilice.

Si se desea, se puede aplicar a modo de exfoliante, combinando la misma cantidad de miel y azúcar cristalizada. DE la misma manera se coloca directamente sobre la zona en cuestión, dejando actuar esta vez por unos cuantos minutos para después enjuagar. Una vez terminado el proceso, se recomienda ampliamente utilizar una crema hidratante.

4: Aceite de Coco

El aceite de coco cuenta con grandes propiedades que seguro te ayudarán a reducir las marcas sobre la piel, entre ellas las cicatrices. Esto se debe al alto contenido de vitamina E que se encuentra en el coco, así como la presencia de los ácidos láurico, caprílico y cáprico que mejoran la producción de colágeno, ayudando a una reparación mucho más eficaz.

  1. Primero que nada hay que asegurarse de limpiar la zona de la cicatriz con total cuidado, asegurándose de no dejar signos de suciedad.
  2. Mientras tanto, podemos poner a calentar el aceite de coco extra virgen para hacerlo menos espeso. Esto se hace en el microondas o sobre el fuego de la estufa a una intensidad baja para evitar que se queme.
  3. A continuación, se vierte el aceite sobre la zona afectada, realizando movimientos circulares suaves para que lograr una aplicación adecuada. Esto debería tomar de 5 a 10 minutos.
  4. Una vez hecho esto se deja reposar durante otros 15 o 20 minutos para después enjuagar con agua fría.

Para mejorar la efectividad del aceite de coco sobre las cicatrices, se puede aplicar hasta tres veces por día, siguiendo las mismas indicaciones mencionadas en el apartado de la vitamina E: mañana, noche y después del baño.

5: Aceite de oliva

El aceite de oliva es otro método efectivo con el que se puede reducir la visibilidad de las cicatricesdebido a su alto contenido de vitamina E que no sólo funciona como un antioxidante que previene la acumulación de las células muertas, sino que además ayuda en la hidratación de la piel, manteniéndola con una apariencia más estética.

Para aprovechar todas las propiedades de este magnífico producto se recomienda ampliamente hacer uso de aceite de oliva extra virgen y aplicar de la siguiente forma:

  1. Limpiar muy bien con agua y jabón la zona afectada.
  2. Colocar el aceite de oliva sobre la cicatriz con la ayuda de los dedos, procurando realizar suaves masajes para estimular la circulación. Esto debería tomar de 5 a 10 minutos.
  3. A continuación se deja el aceite reposando por 30 minutos para después limpiar con agua o un paño húmedo.

De la misma manera, este método al no ser tan agresivo con la piel, se puede aplicar dos o tres veces al día, incluso durante las noches en las que se puede dejar reposando durante todo el ciclo de sueño.

Para mejorar los resultados se puede hacer una combinación de partes iguales de aceite de oliva y esencia de lavanda, siguiendo los mismo pasos mencionados anteriormente.

6: Manteca de cacao

La manteca de cacao también es excelente para combatir las cicatrices, reduciendo significativamente su tamaño. Esto es así debido a que se trata de un poderoso hidratante natural con capacidad para penetrar sobre los poros y permitiendo la hidratación de la piel, lo que ayuda a la absorción de nutrientes.

Además de ello, al igual que todos los remedios ya mostrados, cuenta con grandes cantidades de vitamina E que mejora la recuperación de los tejidos, incidiendo en una menor acumulación de células muertas y a su vez, permitiendo la regeneración de una nueva piel más sana.

El método de aplicación consiste en:

  1. Realizar una limpieza profunda sobre la piel dañada con agua y jabón neutro.
  2. Aplicar el equivalente a una cucharada de la manteca de cacao sobre la cicatriz, mediante pequeños y suaves masajes que estimulan la circulación y por tanto, la absorción de los nutrientes.
  3. Dejar reposar toda la noche y enjuagar a la mañana siguiente con agua fría.

Este proceso se puede repetir hasta un máximo de dos días, aplicando diariamente hasta conseguir resultados visibles.

7: Limón

El limón, conocido como el agente antibacterial de la naturaleza, también es efectivo para la recuperación de las cicatrices debido a su alto contenido en ácidos alfa e hidroxi que aportan propiedades curativas que ayudan al tratamiento de la piel, mediante la eliminación de las células muertas y la producción de nuevas células que llevan a una regeneración de tejido más sano y elástico.

También cuenta con vitamina C, un antioxidante que ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo, permitiendo que los nutrientes de la alimentación sean aprovechados con mejor efectividad.

  1. Primero que nada es importante limpiar la zona afectada con agua y jabón neutro.
  2. A continuación, se debe mezclar el jugo de limón con aceite de vitamina E o agua de rosas en cantidades equitativas.
  3. Se aplica directamente sobre la piel con la ayuda de suaves masajes en forma de círculos para estimular la circulación y mejorar la absorción.
  4. Se deja reposar durante diez minutos y luego se enjuaga con agua templada.

El método se debe aplicar una vez al día todos los días hasta conseguir los resultados deseados que como se menciona en el primer capítulo, no deben ser tan elevados.

8: Aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té también cuenta con grandes propiedades curativas y antiinflamatorias que ayudan a diversos problemas de la piel, entre ellos la desaparición de las cicatrices.

Para su aplicación se debe realizar lo siguiente:

  1. Diluir 4 gotas de árbol de té en dos cucharadas de agua.
  2. Antes de su aplicación se debe limpiar la zona afectada con agua y jabón neutro.
  3. A continuación, aplicar directamente sobre la cicatriz con con la ayuda de suaves masajes en forma de círculo.
  4. Dejar reposar por un par de minutos y luego enjuagar con agua templada.

Este remedio para eliminar las cicatrices se puede aplicar de dos a tres veces al día. Si se desea, se puede combinar con aceite de almendras, usando dos gotas del aceite de té en una cucharada del aceite de almendras. No obstante, este último método se aplica sólo una vez al día, aunque se puede alternar con la combinación extracto de té/agua para un total de tres aplicaciones diarias.

Bajo ningún motivo se debe colocar el aceite de árbol de té sobre las cicatrices sin antes diluirlo.

Advertencia:
Cabe añadir que, aunque es cierto que el uso de estos remedios naturales para las cicatrices muestran grandes beneficios, su uso requiere de mucha paciencia y constancia. Además de ello, tal y como ya se mencionó anteriormente, hasta hoy en día no existe método alguno que pueda hacer desaparecer las cicatrices al 100%, por lo que hay que mantener las expectativas a discreción y no esperar resultados milagrosos de la noche a la mañana.

Estos métodos funcionan porque aportan grandes beneficios a la piel, a través de nutrientes que acelerar la curación de las heridas, promoviendo el crecimiento de una piel sana. Esto significa que lo más que se puede conseguir es la reducción y visibilidad de la cicatriz, más no su eliminación completa.