TRATAMIENTOS NATURALES PARA EL ALCOHOLISMO

El alcoholismo es una enfermedad que consiste en padecer una fuerte necesidad de ingerir alcohol etílico, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestada a través de determinados síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta. El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo y suele ir elevando a lo largo del tiempo su grado de tolerancia al alcohol.

CARACTERÍSTICAS:

Hasta el momento no existe una causa común conocida de esta adicción, aunque varios factores pueden desempeñar un papel importante en su desarrollo y las evidencias muestran que quien tiene un padre o una madre con alcoholismo tiene mayor probabilidad de adquirir esta enfermedad, una puede ser el estrés o los problemas que tiene la persona que lo ingiere.

Eso puede deberse, más que al entorno social, familiar o campañas publicitarias, a la presencia de ciertos genes que podrían aumentar el riesgo de alcoholismo.

Algunos otros factores asociados a este padecimiento son la necesidad de aliviar la ansiedad, conflicto en relaciones interpersonales, depresión, baja autoestima, facilidad para conseguir el alcohol y aceptación social del consumo de alcohol

CAUSAS:

Ansiedad

Preocupación y problemas familiares.

Estrés

SÍNTOMAS:

Dolor de cabeza

Mareos

Nauseas

Vómitos

TRATAMIENTOS NATURALES PARA EL ALCOHOLISMOS:

Coloque tres cogollos de tomate al sol junto con un puñado de ajenjo y dejar así todo el día. Luego muela hasta convertir en harina, colar, verter el producto final en el trago que va a consumir.

Triturar bien la semilla de una palta que previamente dejo secar al sol durante tres días cuando obtenga una harina suave consérvela en un lugar fresco y vierta una cucharadita en cada copa de licor. El efecto es tan repulsivo que jamas volverá a probarlo.

Valeriana: Ayuda a disminuir la ansiedad y a remediar los transtornos del sueño.

RECOMENDACIONES:

El alcoholismo es una enfermedad tratable y la medicación ha llegado a estar disponible para prevenir las recaídas, pero la cura aún no ha sido encontrada. Ello significa que es posible sostener la abstinencia por un periodo largo de tiempo, con lo cual la salud del alcohólico mejora; sin embargo la recaída es un riesgo permanente.

El consumo exagerado de bebidas alcohólicas afecta directamente al cerebro, huesos, pulmones, hígado, estomago y a los nervios.

Ademas perjudica al bienestar de toda la familia.