En la naturaleza encontramos sustancias altamente anticancerígenas y sin los terribles efectos secundarios que proporciona la quimioterapia. Las alternativas naturales tienen como principal fin disminuir las probabilidades de